Cuando llega el verano, el aire acondicionado se convierte en un equipo indispensable en nuestras casas. Sin embargo, en ocasiones no lo cuidamos de forma adecuada o hacemos una mala utilización de sus funciones, lo que implica un uso ineficiente y un consumo excesivo de energía. Si querés sacarle el máximo partido, basta con que sigas unas pequeñas pautas para conseguir una mayor eficiencia.

Aprovechar al máximo las ventajas que ofrecen los sistemas de refrigeración depende del tipo de equipo adquirido, por ello debes encontrar el equipo más adecuado a nuestras necesidades personales. Según el tipo de casa, la cantidad de personas que residan en ella o la presencia de personas como ancianos y niños, el clima de cada región, etc. habrá equipos que respondan mejor o peor.

El cuidado del equipo es un elemento importante que no podemos pasar por alto, dado que, si no, causará distintas ineficiencias. Se tienen que mantener los filtros del equipo en buen estado, ya que son la parte que más suciedad acumula y donde suelen tener lugar la mayor parte de las averías. En el caso de que la suciedad amontonada llegue a ser considerable, el aire acondicionado dejará de funcionar correctamente. Aunque para limpiar los filtros bastará con levantar la tapa protectora y pasar un paño húmedo para retirar la capa de polvo acumulado, siempre podremos optar por contratar con los servicios de un profesional del sector.

Por otro lado, un aspecto que no podemos obviar a la hora de hacer uso del equipo es el consumo energético que implica. Es necesario establecer unas pautas relacionadas con las horas de uso. Un error muy común es conectar la refrigeración desde las primeras horas de la mañana. Sin embargo, lo más habitual es que no sea necesario hasta el mediodía.

 

Como ahorrar en casa

 

aire acondicionado

 

No todo es aire acondicionado y electricidad: un buen aislamiento te ayudará a ahorrar hasta el 40% en la factura de la luz. Así, a tu equipo le costará menos enfriar un espacio que no pierde constantemente ese frío o al que penetra el calor.

Ventilá cuando esté refrescando fuera. Durante la noche o a primera hora de la mañana, airea y renová el aire de la casa. Con la llegada del calor de nuevo, cerrá puertas y ventanas. Te ayudará a ahorrar hasta un 30% en el consumo.

No practiques grandes subidas o bajadas del termostato. Esos esfuerzos son picos que multiplican el gasto eléctrico. No bajes de los 25%: cada grado que desciendas después de eso supone un aumento en el consumo eléctrico del 7%.

Así mismo, otro aspecto fundamental que puede traer verdaderos quebraderos de cabeza es la temperatura correcta a la que se debe situar el termostato. En este sentido, es importante tener en cuenta que el objetivo del aire acondicionado es disfrutar de una temperatura de confort adecuada. De este modo, las temperaturas más neutras se sitúan entre los 20 y los 25 grados.

Por otra parte, si  no estas satisfecho con el rendimiento del aire acondicionado, si éste genera ruidos molestos, síntomas anómalos o no refrigera como se esperaba, es recomendable consultar con un técnico especializado

¡En Climastar contás con un especialista!

Somos una empresa argentina con más de 10 años de experiencia en Aire Acondicionado y Calefacción, dedicada a la venta, instalación, reparación y mantenimiento de aires acondicionados y calefacción.

Contactate con nosotros para que te brindemos una asesoría integral.

 

 

Climastar
Enviar por WhatsApp